El jardín de Cal Carreter el abeto

El jardín de Cal Carreter l'Disertación Nordmannian, Abeto de Normandía, Abeto del Cáucaso es una de las especies de abeto más utilizadas como árbol de Navidad. Los abetos son una especie que pertenecen a la familia de las pináceas (Pistacea), donde también se incluyen las piceas. Su origen es Asia menor y las montañas de Crimea y el Cáucaso, como su propio nombre indica.- En su hábitat natural, el Abeto de Normandía puede llegar a vivir hasta 300 años, alcanzando una altura de 60 metros. Su cultivo en maceta como árbol de Navidad limitará su crecimiento así como su longevidad.

- Le gustan los climas frescos y con humedad ambiental. Es importante que su suelo también sea húmedo, ya que sus raíces son muy sensibles a la falta de agua.

- No sobrevive cerca del mar ni tolera la cal en el suelo (en suelos calcáreos se le amarillean las hojas).

- El Abeto nordmanniana crece rápidamente con el frío y le benefician las heladas y las bajas temperaturas. De igual forma, el perjudica la calor. En lugares donde sea común rebasar los 20 grados, es preferible plantarlo protegido del sol. También puede plantarse cerca de un estanque, donde la humedad del suelo y del ambiente contribuirán a su mejor desarrollo.

- Otras especies utilizadas como abeto de Navidad son el Abies balsamea y las piceas, pero El Abeto nordmanniana conserva las agujas durante más tiempo.

  • Cuidados y mantenimiento del abeto

Si pretendemos mantener nuestro árbol año tras año, trasplantarlo a nuestro jardín o darlo para la reforestación de los bosques, debemos asegurarnos en adquirirlo que este perfectamente arraigado y que no haya sufrido una poda drástica de sus raíces.

Los abetos son plantas de exterior y necesitan temperaturas frescas, hay que mantenerlos lo más alejado posible de las fuentes de calor. Al sufrir una temperatura más elevada que en su hábitat natural necesitan un riego más continuo, 2 la 3 días por semana, y asegurándonos de que el agua llegue a todas las raíces. Para evitar encharcamientos, podemos regar en dos tandas o poner un plato para la recogida del agua sobrante, retirando su acumulación posteriormente, ya que puede dañar las raíces. Además, podemos rociarlo con agua fresca para compensar la falta de humedad ambiental.

  • decoración

La decoración del árbol siempre se debe hacer respetando las gemas, las guías de la rama, columna·colocando el adorno siempre en el ápice, en el extremo. Si la rama perdiera su guía, se produciría un crecimiento desigual, perdiendo su forma piramidal y acelerando su envejecimiento.

  • Después de la Navidad

Finalizado la Navidad, quienes tienen un Abeto natural se plantean qué hacer con él. En el jardín, en el bosque, a un test mayor ... son opciones, aunque todas parten de la base de que el Abeto que adquirimos en su momento estaba perfectamente arraigado. Si no es así, no perdamos el tiempo para que lo más seguro es que ya esté perdiendo la hoja y muera durante las próximas semanas.

A la hora de la plantación de los Abetos después de la Navidad, debemos tener en cuenta la climatología y zona de donde nos encontramos. No es una buena idea plantar un Abeto en un bosque cálido y fuera de su contexto general, ni en un jardín con similares características.

En su caso y deseamos plantarlo en el jardín, el primero es sacarlo de casa lo antes posible terminar la Navidad. Recordemos que es una planta de exterior y no aguanta bien los interiores de la casa y menos con falta de luz y con calefacción. Le sacaremos con cuidado todos sus adornos. Seguidamente elegiremos el lugar más adecuado y pensando en futuro, ya que por un lado vivirá allí el resto de su vida y por otra adquirirá grandes dimensiones. Procuraremos que además, el lugar sea soleado y tenga una capa de tierra generosa.

Otra opción es la cosechadora·colección, algunos Ayuntamientos recogen los árboles dejados en la acera para su reciclaje, o bien llevarlo directamente a un centro de reciclado donde será triturado y convertido en abono natural.

Una alternativa diferente es darlo para la reforestación de los bosques que han sufrido problemas de deforestación por incendios.